Buscar
  • David Gutiérrez

Tacos de cocido, con ropa vieja y garbanzos fritos.



Pues aquí llega la receta de uno de los tacos que más está gustando en El Ingrediente. La idea surgió porque se nos antojó hacer algo con cocido, y como el ramen está más visto que los cocineros por la tele, pensamos en hacer un cocido metido en un taco. ¿Qué hay mejor que poner encima de una tortilla de maíz un montón de ropa vieja? Aún siendo el guiso súper jugoso, queríamos que fuera acompañado de una salsa que potenciara su sabor, así que mezclamos mayonesa y caldo reducido del propio cocido, y salió una guarrada riquísima. ¿Qué más lleva el cocido? Pues repollo y garbanzos, así que añadimos los garbanzos fritos, que me los hacía mi madre siempre cuando sobraban del día anterior, y el repollo en juliana súper crujiente. La menta se la añadimos porque el cocido y la menta son mejor pareja que la de Macaulay Culkin y Dan Aykroyd en la película My Girl, que recuerdo ponían siempre los domingos en casa de mi abuela después de comer (como en ningún sitio, por cierto).

Para el cocido necesitamos:

- 1 kg morcillo.

- 0,5 kg costilla de cerdo.

- 2 chorizos .

- 1 morcilla.

- 1 punta de jamón.

- 1/4 gallina.

- 150 g tocino.

- 1 cebolla, 1 zanahoria, 1 nabo, 1/2 cabeza de ajos. (Opcional)


Para la ropa vieja:

- 2 cebollas hermosas.

- 4 tomates medianos.

- 1 cucharada de cajún.

- 1 cucharada de pimentón.

- 1 cucharada de comino (Opcional).

- 1 vaso de vino blanco, fino o manzanilla.


Para los tacos:

- Menta picada.

- Repollo en crudo cortado en juliana y conservado en agua con hielo.

- Garbanzos salteados con pimentón y un siesnoés de fino o manzanilla.


La receta es sencillísima. Simplemente ponemos toda la carne y la verdura a cocer durante horas. Cuantas más mejor. Yo lo pongo a hervir a fuego mínimo a las 12 de la mañana y lo aparto del fuego sobre las 20,00, pero yo estoy loco. Con dejarlo 4 ó 5 horas es suficiente.



Una vez está la carne cocida, hay que sacarla y desmigarla bien, retirando los huesos y la verdura, pringándonos las manos cuando estrujemos la morcilla y picando a cuchillo el chorizo. El sabor no varía si metemos un chorizo entre dos panes y nos lo comemos escondidos sin que nadie nos vea.

En una olla hacemos un sofrito con la cebolla y el tomate bien picado, hasta que esté consumido. Añadimos después el cajún, el pimentón y también comino, si nos gusta. Mojamos con vino blanco, fino o manzanilla, dejamos que reduzca un poco y añadimos toda la carne desmigada.



Añadimos poco a poco a la ropa vieja el caldo de cocido reducido, hasta tener la textura que queremos, que no es otra que muy jugosa.

Sólo nos quedaría mezclar mayonesa y caldo de cocido sin que la salsa resultante sepa mucho ni a una ni a otra cosa.

Por último, montamos los tacos. Calentamos levemente las tortillas de maíz, añadimos una cucharada hermosa de la ropa vieja, napamos con la salsa del cocido, añadimos menta picada, los garbanzos fritos y el repollo crujiente.

Receta pringosa que chorrea jugo y mancha a todo quisqui hagas lo que hagas, como todo lo bueno. Marida muy bien con una cerveza fría y con un segundo taco esperando, bien a la vista, para no ponernos nerviosos.

140 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social Instagram

Madrid, España | d.gutierrezmerino@gmail.com